El mundo

Un monje novicio le preguntó a su maestro que cómo se sostenía el mundo, éste le contestó; “Sobre una tortuga gigante”. El discípulo poco satisfecho le volvió a preguntar “¿y esa tortuga dónde de sostiene?” y el maestro le respondió “sobre otra tortuga”, el discípulo y hizo el amago de preguntar de nuevo a lo que el anciano le dijo “cada tortuga se sostiene en otra así hasta el infinito”.

Hay ideas que es mejor ignorar porque no tiene respuesta posible.

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s