Casa inundada (Sueño I)

Este podría ser el primer post de algunos de los sueños que me han causado gran impacto y que  he logrado recordar con el paso del tiempo. Hay algunos que por su idiosincrasia tan absurda, a pesar de recordarlos, es imposible describirlos.

Pues bien procedo con uno aleatoriamente.

Se trata de un sueño recurrente que he tenido a lo largo de mi vida. En el sueño estaba en mi habitación y despertaba. Pero mi casa estaba inundada de agua, desde el suelo hasta el techo. El agua era totalmente cristalina, como el agua de grifo. Los muebles, a pesar de haber agua, estaban colocados todos en su sitio sin flotar. Yo me encontraba muy bien e iba buceando por toda la casa sorprendido de que estuviera inundada y tenía una sensación muy placentera. Podía sentarme en los sofás como sin el empuje que te obliga a flotar. Recuerdo sentirme muy bien y muy feliz.

Anuncio publicitario

Las flores del Corán

En el siguiente fragmento de la película «El señor Ibrahim y las flores del Corán» podemos ver resumida toda la enseñanza, según el señor Ibrahim, que nos ofrece el Corán. A lo que yo añadiría que se podría aplicar al resto de enseñanzas religiosas.

También existe cierta analogía con la primera transmisión del Zen, que algunos estipulan en una charla de Buda, no recuerdo cuál, en la que que al finalizar levantó una flor de Loto y su primo Ananda sonrió, dejando clara su comprensión , pasando a ser el primer maestro de la rama Zen.