Poema del ojo ciego

Como veréis tengo cierta obsesión con la palabra ojo, últimamente todo lo que escribo suele contenerla. Es una de mis palabras fetiche. Aquí os dejo un poema titulado “Ojo ciego”.

Soy un ojo que no ve
así vivo la vida
medio vivo, medio muerto
esclavo de mi propia ceguera,
sumido en un mar electrificado
oteando sin cesar
en busca de la libertad.

Cuando el ojo abra a la vida
afile la vista
y llegue ese nuevo amanecer,
renaceré a mi infinito existir.

ojo-cerrado

Presentación y declaración de intenciones

Hola a todos, bueno, si es que hubiera alguien que leyera éste blog. Soy un hombre de treinta y pico, pero creo que aún no adulto, que se ha interesado desde hace muchos años por la palabra escrita. Siempre me ha fascinado la sonoridad de ciertas palabras despojándolas de significado, hay algunas que ya suenan bien por sí mismas y me dan placer, otras por su significado ya sea grandilocuente o sencillo, también me llegan.Todos tenemos afinidad por unas palabras, y por otras aversión. Por ejemplo detesto todas la conjugaciones del verbo detestar y amo otras tantas por igual.

Siempre he leído más prosa que verso, pero creo que en poesía se puede jugar mucho mejor con el lenguaje que con la prosa. Por eso he elegido esta rama de la literatura para volcar mi alma.

No pretendo ir de lo que no soy, soy un aficionado, y mis poemas puede que no sean perfectos, pero son míos, como hijos, y los aprecio. Forman parte de mí, son una extensión de mi ser. Con esto quiero incitar a algún lector, ojalá llegue a tener alguno, a que haga crítica, pero siempre de forma constructiva. Eso no me asusta, me puede hacer mejorar.

Por último comentar que trataré de observar la ortografía lo más rigurosamente posible, aunque como humano que soy seguro que tendré errores, si es así pido perdón de antemano y de nuevo os incito a que me corrijáis cuando esto ocurra.

P.D. Ya no se trata tan sólo un blog de poesía, es algo miscelaneo, donde suelto ideas, percepciones, opiniones, etc.

Un saludo a todos y os dejo con mi primer poema, un poema de presentación:

Mi infancia repleta de famobiles y televisión
en el cole cuentacuentos me llamaban
ahora hombre canoso que se pasó con el costo
afable y ruidoso por sordera no declarada
sobrevivo como puedo a mi mente alucinada
amante de la palabra y la música
persigo sin fortuna la sabiduría suprema.