Lectura

No recuerdo exactamente dónde leí que Henry Miller tenía tal grado de concentración que era capaz de leer en el tranvía, de pie y atestado de gente, los libros más abstrusos, según sus propias palabras.

henrymiller

La verdad es que envidio esa capacidad de concentración. Yo, para leer, necesito silencio casi absoluto, y solía hacerlo en la cama tumbado. Digo solía porque hace demasiado tiempo que no leo una línea.

Además soy un lector bastante lento, necesito mucho tiempo para procesar el contenido y meditar sobre su significado. También me ocurre que, en ocasiones, la mente se desconecta del ensimismamiento  lector y se va a otros pensamientos, pero sigo leyendo, como de manera automática y cuando me doy cuenta retorno donde perdí el hilo y tengo que comenzar de nuevo.

Se puede considerar como un tipo de ejercicio  para la mente y la capacidad de concentración. Sería algo parecido a domar al buey.

Os dejo con el quinto poema del libro “La doma del Buey”  escrito por Kakuan Shien que contiene diez poemas y su consiguiente ilustración:

DOMAR AL BUEY

“Debe sostener la cuerda con firmeza y evitar que el Buey vague sin rumbo y sobre todo no dejar que se pierda en alguna guardia lodosa. Al cuidarlo debidamente, se vuelve limpio y manso. Ya sin rienda, sigue voluntariamente a su amo.”

Añado la siguiente ilustración del propio  Kakuan Shien que hizo para el mencionado libro.

domar_al_buey

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s